Los neutrófilos escanean la sangre en busca de plaquetas para provocar el daño cardiovascular