La bioquímica es un arma cargada de futuro