Relato publicado en junio de 2020

José Luis Acebes

Catedrático del Área de Fisiología Vegetal. Departamento de Ingeniería y Ciencias Agrarias. Universidad de León

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Una breve presentación. Este escrito surgió tras haber recibido el amable rechazo de un par de artículos por parte de los editores de sendas revistas, en pleno periodo del confinamiento decretado por la pandemia del coronavirus COVID-19. Por ello, cualquier parecido con la realidad probablemente sea... mera coincidencia. El manuscrito se ha visto enriquecido con las aportaciones de José Miguel Domingo, Pedro Castrillo y Javier del Hoyo, a quienes deseo agradecer su valiosa contribución. León, 3.5.2020.

Dedicado a Carlos Frey... ¡y a los hermanos Grimm!

Hace poco más de doscientos años, en otoño de 1812, los hermanos Jacob (1785-1863) y Wilhelm (1786-1859) Grimm culminaban la redacción de uno de los cuentos más célebres en la historia de la literatura: Caperucita Roja (Rotkäppchen). Fue publicado el 20 de diciembre de ese mismo año, dentro del volumen titulado Cuentos de niños y del hogar (Kinder- und Hausmarchen).

Cuenta una vieja crónica que, tras la muerte de Jacob, los herederos de los dos hermanos encontraron la llave del enorme baúl en el que los escritores habían ido almacenando sus recuerdos. Al proceder a desempolvar los papeles que apilaba, toparon con un cartapacio bastante singular: estaba atado por una cinta azul ya descolorida, y llevaba el enigmático título “Caperucita roja_R1”. La carpeta contenía dos cartas y un sobre que incluía, a su vez, una nueva carta y un manuscrito. Cuando examinaron los documentos se llevaron una sorpresa mayúscula, pues entendieron que, de haber llegado el sobre a su destino, el cuento de Caperucita Roja sería hoy muy distinto al que decenas de millones de personas hemos disfrutado en los dos últimos siglos... (Leer más)

 

Socios Protectores