Artículo publicado en febrero de 2021.

DOI: http://dx.doi.org/10.18567/sebbmdiv_RMB.2021.02.1 

 

Lluís Montoliu 
CNB-CSIC y CIBERER-ISCIII 

@LluisMontoliu

Descargar artículo (pdf)

 

La investigadora francesa Emmanuelle Charpentier, a pesar de su juventud (Juvisy-sur-Orge, Francia, 1968) ha tenido una vida académica y profesional muy intensa, siempre con la maleta preparada, que la ha llevado a investigar (y a triunfar) en muchas instituciones de diferentes países (1),hasta recibir, merecidamente, el Premio Nobel de Química el pasado octubre de 2020, junto a Jennifer Doudna, por su contribución al desarrollo de un método de edición genética, basado en las herramientas CRISPR-Cas. La carrera científica de Charpentier ilustra su hiperactividad, su ambición profesional y su explosiva inquietud investigadora que la llevó a aceptar y a superar retos cada vez más elevados hasta acabar dirigiendo en la actualidad un instituto de la Sociedad Max Planck en Alemania.

Emmanuellle Charpentier estudió bioquímica, microbiología y genética en la prestigiosa Université Pierre et Marie Curie de París, que desde 2018 forma parte de la Sorbonne University. Para cursar sus estudios de doctorado, entre 1992 y 1995, escogió el no menos prestigioso Institut Pasteur en Paris donde realizó su tesis sobre microbiología, investigando sobre la resistencia a antibióticos. Tras doctorarse, y tras un primer postdoc en el propio Pasteur, inició una sucesión de estancias postdoctorales por los Estados Unidos de América, que la llevaron a la Rockefeller University, en Nueva York (1996-97), al New York University Medical Center (1997-99) y al St. Jude’s Children Research Hospital, en Memphis y el Skirball Institute of Molecular Medicine, de nuevo en New York, entre 1999 y 2002. Durante esos años Charpentier investigó sobre temas relacionados con su tesis, como los elementos móviles en bacterias del género Streptococcus y la resistencia a antibióticos (lo que le permitió una primera coautoría en un trabajo publicado en Nature en 1999 (2), pero también exploró otros temas más alejados, como la regulación del crecimiento del pelo en ratones.

En 2002 regresó a Europa para liderar su propio laboratorio, primero como Profesora Ayudante Doctor (hasta 2004) y luego como Profesora Titular por la Universidad de Viena, en los famosos Max Perutz Labs. Entre 2004 y 2006 dirigió el departamento de Microbiología e Inmunobiología. En 2004 descubrió que la virulencia en Streptoccus estaba regulada por una molécula de ARN (3). En 2006 se acreditó como Microbióloga y siguió vinculada a Viena hasta 2009. En 2008, y hasta 2013, trasladó su laboratorio a la Universidad de Umeå (Suecia). Fue durante su estancia en Suecia cuando Charpentier publicó uno de los descubrimientos fundamentales del universo CRISPR-Cas9 de Streptococcus pyogenes, al describir el tercer componente: tracrRNA (4) en 2011, la molécula que permite unir el crRNA (descubierto en 2008, que se aparea con la secuencia diana del gen a cortar) y la nucleasa Cas9.

Ese mismo año, 2011, coincidió con Jennifer Doudna, una investigadora ya por aquel entonces mucho más senior y consolidada, de gran prestigio, en un congreso de la Sociedad Americana de Microbiología en San Juan de Puerto Rico (otro ejemplo del valor intangible e innegable de las reuniones presenciales y las conversaciones entre participantes en una reunión científica, que tanto se echan de menos durante la pandemia COVID-19) y decidieron colaborar en el que fue probablemente su mayor éxito profesional: la descripción de los componentes y el mecanismo de acción del sistema CRISPR-Cas9 de S. pyogenes, y su propuesta de que este sistema de defensa procariótico podría servir para promover la edición de genes de cualquier organismo, artículo pionero que publicaron conjuntamente en la revista Science en junio de 2012 (5) y que les llevaría a Estocolmo apenas ocho años después.

En 2013 trasladó de nuevo su laboratorio, esta vez a Braunschweig (Alemania), donde se encuentra el Helmholtz Centre for Infection Research, como los equivalentes a Profesora de investigación y Catedrática de la Facultad de Medicina de Hannover. En 2014 fue nombrada Alexander von Humboldt Professor y en 2015 aceptó la oferta para unirse a la Sociedad Max Planck y dirigir el Departamento de Regulation in Infection Biology en el centro Max Planck Institute for Infection Biology en Berlín, donde sigue en la actualidad. En 2016 fue nombrada Catedrática Honoraria de la Universidad Humboldt y desde 2018 fundó y dirige la unidad independiente o Instituto Max Planck sobre Ciencia de Patógenos.

 

EmmanuelleCharpentier

* Imagen Emmanuelle Charpentier: Agencia SINC

 

REFERENCIAS

1. Abbot A. The quiet revolutionary: How the co-discovery of CRISPR explosively changed Emmanuelle Charpentier’s life. Nature news, 27 April 2016.


2. Novak R, Henriques B, Charpentier E, Normark S, Tuomanen E. Emergence of vancomycin tolerance in Streptococcus pneumoniae. Nature. 1999 Jun 10;399(6736):590-3.


3. Mangold M, Siller M, Roppenser B, Vlaminckx BJ, Penfound TA, Klein R, Novak R, Novick RP, Charpentier E. Synthesis of group A streptococcal virulence factors is controlled by a regulatory RNA molecule. Mol Microbiol. 2004 Sep;53(5):1515-27.


4. Deltcheva E, Chylinski K, Sharma CM, Gonzales K, Chao Y, Pirzada ZA, Eckert MR, Vogel J, Charpentier E. CRISPR RNA maturation by trans-encoded small RNA and host factor RNase III. Nature. 2011 Mar 31;471(7340):602-7.


5. Jinek M, Chylinski K, Fonfara I, Hauer M, Doudna JA, Charpentier E. A programmable dual-RNA-guided DNA endonuclease in adaptive bacterial immunity. Science. 2012 Aug 17;337(6096):816-21.

 

Socios Protectores