El corazón humano late, por lo general y en lo que a los adultos se refieren, a un ritmo de 60 a 100 pulsaciones por minuto. Sin embargo, hay personas en las que esta frecuencia es inferior a los 50 latidos por minuto, lo que puede conllevar que el corazón no bombee suficiente oxígeno a los tejidos y, en consecuencia, se experimente una falta de aliento, desvanecimientos o dolor torácico (Fuente: ABC Periódico Electrónico).

Leer más

Socios Protectores