La rodopsina, una proteína poco conocida hasta hace unos años, permite a gran cantidad de bacterias y arqueas marinas captar la energía del sol y utilizarla para crecer más rápidamente o sobrevivir ante la falta de nutrientes. Un artículo en el que participa el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC (CNB-CSIC) revisa todos los estudios realizados hasta la fecha sobre estos microorganismos. El análisis revela la gran importancia de las rodopsinas para la ecología marina y su gran potencial en aplicaciones biotecnológicas (Fuente: Centro Nacional de Biotecnología - CSIC).

Leer más

Socios Protectores